¿Cuáles son las mejores metodologías ágiles para el desarrollo de aplicaciones?

Como estamos viendo en los últimos tiempos y más en el último año, el sector de las aplicaciones móviles está creciendo a gran velocidad gracias a su gran capacidad de adaptación y personalización. Hoy en día, se pueden crear aplicaciones móviles para casi todo. Por eso, vamos a hablar de las metodologías ágiles en el desarrollo de apps ¿por qué son importantes? ¿qué metodologías ágiles son las más utilizadas para crear soluciones de software?

A lo largo de los años y ante el avance de la tecnología y el desarrollo de software, han ido surgiendo herramientas y metodologías que facilitan el trabajo a los desarrolladores. Es por esta razón que surgen las metodologías ágiles que, como su nombre indica permiten agilizar los procesos de desarrollo.

Como se ha dicho anteriormente, el mundo de las aplicaciones está avanzando y por eso, los programadores necesitan nuevas formas de desarrollo que hagan que el proceso sea más rápido pero manteniendo la calidad.

En este post, podrás encontrar las principales metodologías ágiles en el desarrollo de apps que son utilizadas cada vez por más profesionales del software. ¡Sigue leyendo que empezamos!

Las posibilidades que nos ofrecen las aplicaciones móviles son casi ilimitadas. No pierdas esta oportunidad de digitalizar los procesos de tu empresa.

¿Qué es la Metodología Agile?

Las metodologías ágiles nacen de un manifiesto que lo crean 17 personalidades del mundo de la programación con el objetivo de agilizar los procesos de desarrollo de software. 

Mediante esta metodología se pone más en valor a los individuos, las relaciones entre ellos y la colaboración, además del software.

Este manifiesto dio lugar a 12 principios donde se da importancia a la satisfacción del cliente, se destaca el trabajo conjunto entre desarrolladores y cliente, mejora en la arquitectura, el diseño y requisitos y la entrega del software funcional en poco tiempo sin perder calidad, entre otros.

Este manifiesto permite adaptar tanto los recursos técnicos como humanos a las circunstancias de cada proyecto y cliente. Esta flexibilidad permite mayores modificaciones sin que el proyecto sufra grandes alteraciones.

Tipos de metodologías ágiles para el desarrollo de apps

Desde que se creara el Manifiesto Agile junto con la transformación digital en las empresas (lo cual conlleva desarrollar soluciones tecnológicas basadas en software), se han ido creando diferentes metodologías ágiles que facilitan el trabajo a los programadores y hacen que el resultado sea más satisfactorio para los clientes.

metodologías ágiles para el desarrollo de apps

En este post hablaremos de algunas de las metodologías ágiles para el desarrollo de apps que más se utilizan para crear estas soluciones. 

Metodología Scrum

La metodología Scrum es una de las metodologías ágiles para el desarrollo de apps más utilizadas ya que permite hacer una división muy específica y organizada de un proyecto. 

De esta manera, el equipo se centra en tareas más pequeñas donde cada miembro tiene clara cuál es su función y es así como se van consiguiendo los objetivos hasta llegar al desarrollo de la aplicación móvil completa.

En función de las necesidades y los requerimientos del cliente, se crean listas de tareas y se van etiquetando según están completadas, asignadas o en proceso. Así se consigue una mayor colaboración y organización en el equipo.

Además, dentro de la metodología Scrum para desarrollar aplicaciones móviles, las reuniones con el cliente son habituales para saber cómo avanza el proyecto, ver errores, posibles mejoras y objetivos cumplidos.

Metodología Kanban

Esta metodología agile para el desarrollo de apps está basada en la visualización del flujo de trabajo y las tareas en un tablero y es una de las más sencillas de implementar en un equipo. 

Kanban es una metodología japonesa que permite ver de un vistazo el proceso de desarrollo, donde están asignadas las tareas en función del momento del proceso en el que se encuentren. 

A través de esta metodología, se tienen más presente los plazos de entrega y el tiempo que se está invirtiendo en cada etapa del proceso. Además, se deben fijar unos objetivos realistas y alcanzables mediante los cuales ir cumpliendo los plazos de entrega.

Suscríbete a nuestra newsletter mensual donde te contaremos las últimas novedades del sector tecnológico, las aplicaciones móviles y algunos de nuestros proyectos

Metodología Lean

A esta metodología ágil para el desarrollo de apps también se le puede llamar desarrollo ligero y se suele utilizar en equipos pequeños. Es una forma innovadora de gestionar procesos a la hora de crear una aplicación móvil.

La metodología Lean está basada en 7 principios a través de los cuales se pretende eliminar aquellas actividades que no aportan valor al proyecto desarrollando aplicaciones móviles basadas en la calidad de código. 

Entre estos principios de la metodología Lean también se destaca la realización de pruebas y testing de las funcionalidades que se van desarrollando para evitar errores o corregirlos. Crear proyectos abiertos a los cambios haciendo que sean flexibles es fundamental en esta metodología.

Por otro lado, el aprendizaje y la formación constante es otro de los elementos principales del desarrollo ligero.

Además de todo esto, el equipo tiene que estar formado por miembros comprometidos y resolutivos capaces de crear proyectos optimizados.

metodologías ágiles desarrollo aplicaciones

Ventajas de las metodologías ágiles para el desarrollo de apps

Habiendo visto algunas de las metodologías ágiles para el desarrollo de apps, a continuación vamos a contarte cuáles son las ventajas de utilizar una metodología de este tipo en tus proyectos de programación.

Desde que este tipo de sistemas se comenzaran a implementar en numerosas empresas, los procesos más tradicionales han quedado obsoletos y en un segundo plano.

Las metodologías ágiles proporcionan una mayor organización y planificación de los proyectos, eliminando tareas superfluas que no aportan valor. De esta forma, se consigue un ahorro de tiempo y costes, así como una mayor motivación entre los miembros del equipo.

Uno de los puntos de inflexión en estas metodologías en comparación con los procesos tradicionales es la comunicación tanto con el cliente como dentro de la propia organización. Poner al cliente en el centro del proceso donde pueda participar de forma constante del desarrollo es fundamental.

Está demostrado que este tipo de procesos optimizan los proyectos, hacen que sean más flexibles y con posibilidad de cambios en un tiempo menor, creciendo así la satisfacción de los clientes.

Ponte en contacto con nuestro equipo para comenzar tu próximo proyecto. ¡Te asesoramos y nos acompañarás en todo el proceso de desarrollo!